Siempre habrá una buena razón para quererte. Pueden existir mil razones para no hacerlo, pero no son tan fuertes como para dejar de hacerlo

Comentarios

Entradas populares